Teatro Apolo. La Catedral de Género Chico

edjaval 7 Febrero 2010 1

historiaurbanamad.jpg

El teatro Apolo fue una sala teatral de Madrid (España), ya desaparecida, que estuvo situada en la calle de Alcalá, actual número 45, sobre el solar del antiguo convento de San Hermenegildo, el cual fue desamortizado en 1836 y derribado en 1870. Tenía un aforo de 2.500 personas. Su construcción fue financiada por el banquero Gargollo, y tuvo lugar entre 1871 y 1873, con proyecto de los arquitectos franceses P. Chanderlot y F. Festau.

teatro_Apolo.jpg

El teatro fue inaugurado el 23 de marzo de 1873, con función de la compañía del actor Manuel Catalina. Su propósito era representar comedia española, pero atravesó momentos difíciles en sus comienzos, debida a su relativa lejanía del entonces centro de la ciudad y al excesivo precio de sus entradas (18 reales).

A pesar de ello, el Apolo se convirtió en uno de los teatros más emblemáticos del Madrid de la Restauración, al reorientarse, unos diez años después de su inauguración, a la zarzuela. Gracias a ello, se convirtió en la «catedral del género chico». Allí se estrenaron las primeras zarzuelas musicales y algunas de las piezas más conocidas del género, como El lucero del alba (1879), La verbena de la Paloma (1894), La Revoltosa (1898), El trust de los tenorios (1910), o Doña Francisquita (1923).

Por allí pasaron los mejores actores del siglo XIX y principios del XX,las familias Mesejo, Videgaín, Ibañez, etc.

El Apolo fue considerado el auténtico baluarte del género chico, muy conocido porque se popularizó su cuarta sesión, «la cuarta de Apolo», que era en horario nocturno y estaba siempre poblada de personajes de dudosa calaña y auténticos sinvergüenzas y fulleros a la altura de los propios personajes que se representaba en las obras.

teatro_Apolo_grabado_1873.jpg

Sin embargo, el Teatro cerró sus puertas el 30 de junio de 1929, al ser comprado por el Banco de Vizcaya, el cual derribó el edificio para construir su sede en Madrid. En la actualidad es la sede del Área de Gobierno de Hacienda y Administración Pública del Ayuntamiento de Madrid.



Algunos grabados de la época

techoteatroapolo.jpg

Con este grabado aparecido en la Revista La Ilustración Española y Americana del 1874, se muestra el lujo y buen gusto con que fue decorado el teatro. La obra, del pintor Sans, forma parte de tres lienzos. El primero, que aquí se expone, representa a Apolo en actitud de arrojar del Olimpo a los Vicios; le sigue la fama, conduciendo al Olimpo a Calderón, Tirso, Lope y otros escritores clásicos a quienes coronan las Musas, y por último la Locura, que muestra los vicios de la humanidad a los actores y autores contemporáneos, para que los censuren severamente en beneficio de la sociedad, al escribir y representar obras dramáticas.

decoracionteatroapolo.jpg

El grabado superior muestra la decoración del escenario preparada para la obra ‘El desengaño de un sueño’ (Acto II – Escena II). Sin lugar a dudas una puesta en escena monumental.

Los artistas del Apolo

artistasdelapolo.jpg artistasdelapolo2.jpg

artistasdelapolo3.jpg

Y para terminar con este recuerdo al viejo y desaparecido Teatro Apolo, una de las tantas perlas de la publicidad gráfica española de aquellos tiempos.

En este caso la revista Mundo Gráfico (Año VIII – Núm. 368 – Miércoles 13 de noviembre de 1918) anuncia las cualidades del Foie Gras Siberia. Una manera sutil de decir que si pasas hambre te comas una lata de paté.

anunciomundografico1918.jpg