Nevot y Menoyo, los grandes almacenes de la Puerta del Sol

edjaval 2 febrero 2010 0

historiaurbanamad.jpg

Comentábamos en nuestro anterior artículo sobre El Corte Inglés la existencia de unos grandes almacenes de la Puerta del Sol.
Resulta si acaso poco exacto decir que los almacenes Nevot y Menoyo estaban ubicados en el edificio que aparece señalado en la foto inferior ya que los planos de la época no arrojan números de calles y en los actuales de NOMECALLES la numeración de la Puerta del Sol llega hasta el 14.
Aún así, tomando como referencia el edificio que alberga el famoso cartel del Tío Pépe (Puerta del Sol, 1), el número 15 debía estar en esos edificios colindantes con las calles de Alcalá y de la Montera.

nevotymenoyopuertasol15.jpg

Puerta+del+Sol.jpg

Aquellos ‘Grandes Almacenes de la Puerta del Sol, 15‘ eran propiedad de Don Isidoro García, a quien sucede su viuda y posteriormente los comerciantes Nevot y Menoyo, dando nombre a los nuevos almacenes.

nevotymenoyopubli1909.jpg

nevotymenoyoviudadegarc.jpg

nevotymenoyopubli1916.jpg


Junto a los almacenes se encontraba la Librería Fernando Fe y la redacción de la Revista SUMMA (Revista selecta ilustrada), por eso en las publicidades de Nevot y Menoyo se aclara que están en el nº 15 ‘Prales’ (Principales).

nevotymenoyolibreria_fernando_fe.jpg

El género que se vendía en aquel establecimiento era variado y a buen precio, de ahí que en los reclamos publicitarios imperaba la palabra ‘barato’.

nevotymenoyo.jpg

El periódico ‘El País‘ de su edición del 18 de octubre de 1894 publica un anuncio por palabras tiulado “A LA PUERTA DEL SOL…” que hace referencia a los almacenes cuando aún eran regentados por Don Isidoro García:
“Inmensos almacenes de Isidoro García, la casa que presenta mejor surtido y más barato vende 8.000.000 de existencias de seda alta novedad a 2 pesetas…” y continúa con una extensa lista que podéis ver aquí.

Además, en el mismo ejemplar, se publica:
“ALFOMBRAS” Casi de balde las da Isidoro García. Inmenso surtido en moquetas, todo lana, preciosos dibujos, a 1,50 pesetas; Bruselas a 8; ricos terciopelos a 4, y todo lo más rico que se fabrica en este artículo a precios a precios baratísimos […] Gran colección de Orientales y Smirna, en grandes tamaños, limpiabarros e infinidad de géneros para tapicería, a precios que únicamente viéndolo pueden convencerse. Precios fijos.”

Aquel tuvo que ser un gran emporio, deleite de las damas madrileñas de la época, cuyos origenes se remontan al año 1892.