Cementerio Sacramental de Santa María

 sacramentalsantamariahoj.jpg

Tras la construcción en el reinado de José Bonaparte de los dos primeros cementerios de Madrid; el Cementerio General de Norte (1809) y del Sur (1810), diversas Archicofradías y Sacramentales de la ciudad empezaron a construir paulatinamente sus propios cementerios para enterrar en ellos a sus afiliados.

Uno de estos fue el de la Sacramental de Santa María, construido entre 1841 y 1842 bajo la dirección del arquitecto José Alejandro Álvarez, sobre una antigua ermita dedicada a San Dámaso -en las inmediaciones del actual parque de San Isidro-.

En este cementerio -en el que a partir de 1844 también se enterrarán aquellos pobres que morían en el Hospital General- fueron enterrados entre otros la actriz Loreto Prado, el General Polavieja, el Alcalde de Madrid José Francos Rodríguez, o el escritor Enrique Jardiel Poncela.

Está cercano a la sacramental de San Isidro, y en su interior destacan dos monumentos entre todos los demás: la capilla funeraria y el panteón que fue diseñado imitando a una gruta natural.