Instituto Cardenal López de Mendoza

Pablo 23 Octubre 2014 0


claustro_pasillo

Burgos nos ofrece esta vez un precioso palacio renacentista a las orillas del río Arlanzón. Pese a que hoy la visita a su interior se hace difícil, ya que es un instituto de educación secundaria, merece la pena hacer una parada en nuestro recorrido y admirar su exterior.

Puede que sea el palacio renacentista mejor conservado de toda la ciudad. Fundado por Iñigo López de Mendoza, cuyo escudo se aprecia en la fachada, esta edificación posee en su alrededor un colorido jardín botánico, un museo de ciencias naturales, una biblioteca del siglo XIX, una pequeña capilla repleta de pinturas del siglo XVII e incluso un observatorio meteorológico fundado en 1861.

El interior, por su parte, se combina de una arquitectura armoniosa, arte y naturaleza. Nada más adentrarnos y frente a nosotros se encuentra la puerta de acceso al claustro y a ambos lados sendas puertas de acceso a la capilla, la de la izquierda, y al general inferior por la derecha. La capilla ocupa todo el lado izquierdo de la fachada, de paredes lisas y cubierta con bóveda ojival, como el zaguán, con tres tramos en la capilla y otro sobre el coro. En el lado derecho de la fachada se ven 2 aulas generales, salas amplias, una en cada piso, que han desarrollado distintas funciones a lo largo de su historia.

Si tuviéramos que destacar algo más del interior de edificio, destacaríamos la escalera de tipo claustral con estilo austero, pero muy señorial.

¡Aprovechemos cuando brille el sol y visitemos también los jardines de la plaza por la que se accede al Instituto! Desde aquí hay una preciosa vista de la ciudad antigua y de las agujas de la Catedral, perfecto para sacar la cámara.